El otoño es mi época favorita para tejer. Mentira.Me gusta tejer todo el año, sólo que no se me ocurría cómo empezar el post. De todos modos, el otoño es un buen momento para tejer porque 1. hace frío y 2. las tiendas venden lanas gruesas que son más rápidas de tejer.

Aquí les enseño la fórmula (me encantan las fórmulas para tejer) que les permitirá tejer un cuello al bies, es decir, con la dirección de los puntos en diagonal. Es muy sencillo, pero ya la angulación de los puntos hace que se vea como algo un poco más producido. Lo mejor es que con esta técnica da lo mismo el grosor de la lana, ya que van decidiendo a medida que tejen el tamaño. Así que pueden pasarse la muestra por el lugar donde mejor les quepa un cuadro de 10×10 cms.

Materiales: el hilado que ustedes quieran y los palillos acordes para el grosor.

Construcción: el cuello se compone de tres partes. En la primera harán aumentos a cada lado del tejido hasta lograr el alto deseado. Después vendrá una parte de apariencia recta, pero en la que harán aumentos a un lado y disminuciones en el otro. Esta sección determina el perímetro o ancho. Finalmente, harán disminuciones a cada lado hasta cerrar el tejido.

Los aumentos se hacen tejiendo un mismo punto por el hilo de adelante y por el hilo de atrás.

Esta fórmula está escrita para punto correteado, pero ustedes puede aplicar el punto que deseen. Lo importante es mantener la estructura de aumentos y disminuciones.

Base   

Urde 4 puntos. Teje dos filas en punto jersey.

Sección aumentos  

Fila 1: 1 aum, p derecho hasta el último punto, 1 aum.

Fila 2: p derecho en todos

Repite estas dos filas hasta que el lado derecho del tejido tenga el alto deseado de tu cuello.

Sección recta

Fila 1: 1 dism, p derecho hasta el último punto, 1 aum.

Fila 2: p derecho en todos.

Repite estas dos filas hasta que el lado izquierdo del tejido tenga el perímetro deseado.

Sección disminuciones

Fila 1: 1 dism, p derecho hasta el último punto, 1 dism.

Fila 2: p derecho en todos.

Repite hasta que te queden 4 puntos. Cierra el tejido y deja una tira larga.

Como resultado tendrás un rectángulo alargado con los puntos ordenados diagonalmente. Une el cuello por los extremos y remata el hilo.