Ayer, Morelia, que hace cosas maravillosas en Cuento Propio y Enmantelado, me enseñó a usar la máquina de coser que me regalaron hace muchos años, pero que nunca había usado. Además de estar toda emocionada por aprender algo nuevo, quedé loca cuando Morelia me dijo que había alfileres para afirmar dos cortes de tela sobre los que se podía coser sin ningún problema. Cuando la aguja les pasa por encima se rompen y no le provocan ningún daño a la máquina.

Y justo anoche descubrí este video que muestra la confección de una chaqueta Chanel. A mí que sea Chanel ni me va ni me viene, aun así es lindo ver cómo construyen tan prolijamente una prenda que queda perfecta. ¿Lo mejor del video? ¡Es que se ve cómo usan los alfileres!

Todavía me falta mucho para poder coser una pieza más compleja. Mientras tanto estoy satisfecha con que mis costuras no parezcan los resultados de un sismógrafo.